Compartir

Barcelona ganó hoy el primer asalto de la Supercopa de España al vencer por 3-2 al Real Madrid en un clásico loco en la segunda mitad, cuando llegaron todos los goles.

Fue un clásico, pero no pareció tal. Ni el Barcelona ni el Real Madrid están en buena forma en estos comienzos de temporada. Además no hubo la tensión de choques precedentes, por más que la segunda mitad fuera trepidante.

El Real Madrid se adelantó a los 54 minutos en su primer disparo a puerta. Mesut Ozil lanzó un córner y Cristiano Ronaldo remató de cabeza a la red. El portugués acumuló su cuarto clásico consecutivo marcando.

Pero el conjunto blanco apenas disfrutó de la renta porque el Barcelona igualó dos minutos después. Javier Mascherano puso un pase largo, Fabio Coentrao defendió muy mal y Pedro controló en el área para marcar con un perfecto tiro cruzado.

Entonces el Real Madrid fue valiente y se fue a buscar el partido. Pero, a cambio, cometió grandes errores individuales. Por ejemplo, en la jugada que originó el penal a favor de los locales. A los 70 minutos, Iniesta controló en el área y Sergio Ramos no midió. El central blanco cometió falta dentro del área y Messi lo aprovechó.

Y a los 78 minutos llegó la sentencia, en una magnífica acción de Iniesta y otro error defensivo del Real Madrid. La jugada acabó con un pase filtrado hacia Xavi, quien superó con clase a Iker Casillas.

El clásico más descontrolado de los últimos tiempos quedó culminado a cinco minutos con un gol cómico. Casillas acababa de realizar una impresionante atajada a tiro de Messi cuando en el otro arco Valdés cometió un error increíble.

El arquero del Barcelona se puso a regatear en su área ante la presión de Di María, quien robó el balón y marcó a portería vacía. Un gol que dejó el título abierto para el encuentro de vuelta, el próximo miércoles. Qué locura de clásico.

Serieslimon.com