Compartir

Desde hace cinco años, Andrea vive en Cajicá -un pueblito a una hora y media de Bogotá- en una casa rústica con balcones de madera, techo a dos aguas y con jardín exterior, donde puso un columpio para que juegue su hija Muriel (7). Ahora su vida la comparte con un sicólogo colombiano de ascendencia rusa llamado Valery.
Su casa está adornada por cuadros y autorretratos pintados con óleo por ella misma. Además de comer cocina vegetariana, también le relaja tejer y ofrece en su Facebook y en su página web carteras y maletas que ella misma diseña.

Serieslimon.com
Compartir